Losberger De Boer celebra su 100 aniversario

100 años que unen

En enero de 2019, Losberger De Boer celebra su 100 aniversario. Haber estado presente durante tanto tiempo en el mercado, desde 1919, implica haber vivido tiempos turbulentos. Que estos se han superado con éxito es evidenciado, entre otros, por el hecho de que Losberger De Boer figura actualmente entre los proveedores líderes en el mundo de soluciones espaciales temporales y semipermanentes.

Todo comenzó con las dos familias de empresarios Losberger y De Boer, que fusionaron sus empresas en el año 2017. En el año 1919 se registró en Heilbronn la empresa ‘Comercio de sacos Friedrich Losberger’, que en 1925 cambió su denominación social a ‘Fábrica de toldos y lonas’. Friedrich Losberger construyó su primera carpa para un circo ambulante, una carpa establo. Solo un año antes, en el año 1924, Klaas de Boer, propietario de un negocio de comestibles y de un café en la ciudad holandesa de Alkmaar, necesitaba una carpa, en la cual deseaba ofrecer el servicio de restauración para una fiesta popular. Construyó dicha carpa simplemente con lonas y postes de madera procedentes de una carpintería local.

Ambos fundadores, Friedrich Losberger y Klaas de Boer, reconocieron rápidamente en aquel tiempo las ventajas de las carpas para los más diversos fines, concentrándose así ambas empresas en el transcurso del tiempo con creciente intensidad en las construcciones temporales. En el caso de Klaas de Boer, se trató en primer lugar de carpas para ejercer su negocio de catering móvil en continua expansión. En el caso de Friedrich Losberger, el objetivo fue siempre la producción, el alquiler y la venta de carpas para numerosos ámbitos de aplicación, por ejemplo, para albergar eventos, almacenes o como alojamiento. Así como en el caso de Klaas de Boer, las carpas para eventos jugaron también en la empresa de Heilbronn el papel más importante.

Ideas y crecimiento

Después de la Segunda Guerra Mundial, Friedrich Losberger reconstruyó su fábrica, que había sido destruida durante la guerra, inaugurando en 1947/48 a su nueva sede en Heilbronn. A partir de ese momento, toda la actividad se centró de nuevo en las construcciones móviles y en el logro de un considerable crecimiento de la empresa. Para Klaas de Boer comenzó asimismo una fuerte fase de crecimiento en el tiempo de la postguerra. Se concentró en la producción y el alquiler de carpas en todo el país como soluciones temporales para los más diversos usos.

Los años 50 marcaron en Losberger De Boer el inicio de múltiples desarrollos en la construcción móvil. Algunos de ellos representan aún hoy en día el estado actual de la técnica en todo el mundo. Entre las invenciones y los desarrollos se encuentran, entre otros, la “carpa con cercha de dos articulaciones” con anclaje de suelo, estructuras portantes de aluminio, estructuras portantes con cubierta replegable desde el suelo, sistemas modulares de carpas para pequeñas y grandes envergaduras, el piso patentado para carpas grandes, y muchos más. En este tiempo se inició también la fundación de sucursales.

A fines de los 80, el foco de atención se centró en la arquitectura y el equipamiento de carpas. Se inició una tendencia hacia formas estéticas y equipamiento confortable. En Losberger De Boer esto se ejecutó en la mayoría de los casos dentro del sistema modular existente, con lo cual pudieron realizarse con rentabilidad nuevas tendencias en el alquiler de carpas – no solo para el negocio de alquiler propio, sino también para el de los clientes, que ejercían asimismo actividades de alquiler en el mercado. Surgió una gran variedad de formas y modelos, de forma que la denominación “carpa” dejó de ser atinada.

Especialmente en las décadas de los 90 y del 2000 tuvo lugar un desarrollo muy dinámico de edificios y elementos de equipamiento temporales, así como una constante internacionalización, partiendo de Alemania y los Países Bajos. La estética de los edificios y el confort de uso se movieron en regiones que anteriormente se consideraban imposibles. Techos arqueados y de vertiente simple, edificios de forma cúbica, construcciones de 3 pisos conferían a los edificios temporales una presencia generosa y totalmente nueva, muy diversa a la de las carpas clásicas con techo a dos vertientes. Fachadas con ventanas de gran superficie de vidrio aislante respaldaban ahora la generosa y soberana arquitectura de los edificios móviles. En contraposición a las cortinas utilizadas hasta entonces, no solo ofrecían una vista nítida hacia el exterior, sino que contribuían a la climatización del espacio interior, respondiendo así a la exigencia cada vez más fuerte de una aplicación de los productos sostenible y respetuosa con el medio ambiente y los recursos naturales. Complementariamente a los paneles de cristal, se desarrollaron paneles de pared de plástico, que ofrecían un robusto revestimiento de paredes allí donde no se deseaba cristal. Pasó así a la historia el golpear y ondear de las cortinas de carpa, impidiéndose al mismo tiempo el acceso indebido al edificio a través del revestimiento de las paredes. Por último, supuso un paso de desarrollo adicional el empleo de elementos de pared con revestimiento rígido aislado y de cubiertas de techo inflable, que mejoraron manifiestamente el consumo de energía al utilizar calefacción y aire acondicionado, aumentando con ello al mismo tiempo la sostenibilidad en la aplicación de estos edificios móviles.

En adición a las construcciones de aluminio, se amplió también el programa con naves con estructuras portantes de acero, contenedores y módulos, así como con carpas de montaje extremamente rápido y estructura portante inflable. Se inició asimismo la realización de proyectos llave en mano.

Fusión

En el año 2017 tuvo lugar la fusión de las dos empresas. El nuevo nombre de marca incluye los nombres de estas dos fuertes marcas, y reza ahora Losberger De Boer. Hace patente el objetivo de la fusión: dos prestigiosas empresas del sector vinculan sus puntos fuertes en lo relativo a saber hacer, organización, acceso al mercado y capacidades. Desde el desarrollo de productos y su producción, hasta la venta y el alquiler, todo se encuentra “en una mano”. La vinculación del saber hacer de ambas empresas procura una elevada y amplia competencia en los campos de la construcción móvil, ligada a una presencia muy intensa en los mercados existentes y una excelente base para futuras expansiones. Los clientes de Losberger De Boer pueden confiar en un socio con particularmente grandes recursos en material, saber hacer y servicio. Esto concede tiempo para un esmerado asesoramiento y ofrece la seguridad de recibir la prestación deseada, en la fecha fijada y en primera calidad.

Mercados y grupos objetivo

Losberger De Boer está representado actualmente en numerosos eventos internacionales. Así, por ejemplo, en los Juegos Olímpicos, en los mundiales de futbol y en muchos otros grandes eventos en el deporte, la política y la cultura. Pero también en la economía libre y en el sector comunal ha logrado la empresa un lugar fijo. Esto se refleja en la oferta actual de Losberger De Boer, que abarca la producción, la venta y el alquiler de numerosas soluciones de espacio móviles diferentes, y surte a un elevado número de mercados nacionales e internacionales.

Los arrendadores de carpas para eventos y edificios temporales para eventos de todo el mundo son uno de los principales grupos objetivo en el ámbito de ventas. En el ámbito de alquileres, se equipan sobre todo eventos complejos de gran superficie. Los proyectos llave en mano son solicitados actualmente por la economía libre y el sector público, tanto en el ámbito de ventas como de alquileres. Y, por último, nuestras construcciones de edificación rápida con estructura portante inflable son un elemento de equipamiento imprescindible para fuerzas armadas, ONGs y organismos gubernamentales. Se incluyen así en los campos de actividades de Losberger De Boer y sus clientes, entre otros, eventos empresariales y deportivos, exposiciones, congresos y conferencias, naves de almacenaje y producción, pabellones de deportes, escuelas, guarderías, oficinas y edificios de oficinas, espacios de ventas para el comercio, hangares y terminales de aeropuertos, campamentos, alojamientos de equipos y hospitales.

El hecho de que Losberger De Boer pueda moverse con éxito entre estos grupos objetivo y campos de aplicación como fuerte marca con una paleta de productos única en el sector, no debe darse por descontado. Ideas innovadoras, creativos conceptos y una estricta orientación de valores en el mercado, tanto frente a empleados como a proveedores y clientes, han conducido a través de tres generaciones a la posición que Losberger De Boer tiene actualmente en el sector.

El futuro

La tendencia hacia la construcción móvil es ininterrumpida. Se proveen actualmente campos de aplicación y productos que hace algunos años se consideraban inadecuados para ella.

El desarrollo económico avanza en todo el mundo, la construcción temporal es un factor importante para la realización de la infraestructura necesaria en las regiones en desarrollo.

La construcción móvil ha alcanzado hoy un estándar que posibilita una utilización particularmente eficiente y también razonable bajo aspectos de sostenibilidad.

Los empleados de Losberger De Boer son especialistas en sus campos, motivados, de espíritu emprendedor y creativos. Han demostrado ya a menudo que son capaces de asumir nuevas tendencias y desafíos, y de utilizarlos para el éxito de la empresa.

Estamos absolutamente orientados al cliente en todo lo que hacemos. Esto significa en Losberger De Boer no solo orientación al cliente hacia fuera, hacia aquellos que esperan una prestación de nuestra parte y que reciben una factura por ello. Esto significa igualmente orientación al cliente hacia dentro, entre todos los empleados, que se consideran recíprocamente como clientes. La línea directriz para la orientación al cliente vivida por nosotros es fijada por nuestros tres valores de marca, que se condicionan recíprocamente. Así, por ejemplo, sin profesionalidad no puede resultar creatividad de buena calidad, implicación requiere también creatividad y profesionalidad, si debe tener un efecto positivo. Por ello vivimos constantemente todos nuestros valores de marca, la profesionalidad, la creatividad y la implicación. Solo así podemos mantener nuestra promesa “Committed to your success”. Tenemos excelentes productos y servicios – pero tenemos sobre todo excelentes empleados con una extrema orientación al cliente. Y esta es la clave de prestaciones de primera clase y satisfacción en el trabajo, ahora y en el futuro.

Estas son las condiciones previas para que Losberger De Boer experimente también un sólido desarrollo en el futuro. Un motivo para esperar con ilusión lo que nos traerá el futuro, y alegrarse de que hayamos podido participar en su configuración.